Cuento de Navidad «El reflejo del hada en el agua»

 

 

 

Cuentan que todos los años por las fechas de navidad y cerca de las montañas del himalaya aparece un hada con el pelo lleno de estrellas, que deja regalos a todos los niños que la contemplan. Aparece en el lago Phewa en la ciudad de pokhara. Es el segundo lago más grande de Nepal y para llegar hasta allí hay que caminar tres kilómetros más o menos. Cerca, hay un templo budista y todo el mundo comenta que es un lugar sagrado.

Sara y Pedro son dos niños que han oído hablar de ese lugar tan fascinante, pero no encuentran la forma de llegar hasta el lago porque el camino está lleno de peligros.

-¿qué podemos hacer Pedro? se te ocurre algo? me gustaría tanto ver el reflejo del hada!

Pedro no tenía ni idea y Sara se impacientaba. Mientras tanto jugaban a cromos y pensaban en alguna estrategia para poder llegar al lago.

A la mañana siguiente pasó un helicóptero que aterrizó cerquita de donde ellos se encontraban y preguntaron si podían llevarles al lago. El piloto no lo dudó y así volaron sobre el lago pero debido al aire que producía las hélices no era posible ver reflejos en el agua. Era una marea impresionante! de movimientos agitados y olas gigantes, tuvieron que regresar sin ver el hada en el agua. Agradecieron al piloto y se fueron a dormir.

Al amanecer un sol radiante asomaba por la ventana del dormitorio de Sara y se quedó hipnotizada de ver los fulgores de los rayos del sol que empezaban a calentar la ventana de su habitación, en ese momento y con esa calma pensó en el hada del lago y lo bonito que sería verla.

En el rellano de la casa, una señora paseaba por un camino cercano, ella, algo mayor, llevaba un bastón y les preguntó amablemente si le podían dar algo de comer, la anciana llevaba días sin apenas probar bocado. Sara entró corriendo a avisar a su mamá y le dió un trozo de pan con miel y tortitas recién hechas. La anciana agradeció y siguió su camino.

Días después se presenta un guarda del bosque que controlaba toda aquella zona y veía si los habitantes del pueblo eran capaces de cuidar el bosque así como los alrededores y aprovecharon el momento para preguntarle si había oído la leyenda que corría en el pueblo sobre el hada del lago. El guarda sin dudarlo les dijo que eso eran habladurías que él siempre había estado cuidando los parajes y nunca había encontrado un hada en el lago. Los niños se entristecieron ante la noticia del guarda. Siguieron jugando y se encontraron ésta vez con un soldado que parecía que era de la realeza y se extrañaron que dicho señor pasara por allí. Pero lo curioso es que éste soldado no les pidió nada simplemente les dijo: Vosotros sois los niños que habeis dado de comer a una anciana que pasaba por aquí? y asintieron- Esa anciana se ocupa de ver las acciones y la compasión que puede despertar dar sin conocer y como premio os quiere regalar algo que llevais buscando hace mucho tiempo. Sara y Pedro no podían creer lo que les estaba diciendo el soldado. -Y que es? preguntó Sara, hace tiempo quereis contemplar el hada del lago phewa y por orden de la anciana ese deseo se os va a cumplir. Pedro dijo…-ya hemos ido,  y con  el lago agitado,  nos podíamos ver el reflejo. Confiais en mi? dijo el soldado – No debemos fiarnos de desconocidos pero… como sabes que la anciana pasó por aquí? y como lo vamos a hacer?- vereis..-tengo un ave fénix que os llevará al lago y esperará a que veais el hada y os traerá de regreso a casa.

No lo podían creer!  la preciosa y gigantesca ave que se paró delante de ellos estaba llena de colores arco-iris mágica. Para subir en ella había una condición… tenían que unir la pluma rosa y verde al corazón de cada uno de ellos para poder volar con el ave. Llegaron al lago y esperaron impacientes y de pronto,  del agua,  empezó a emerger una silueta que llevaba el pelo lleno de estrellas….un vestido luminoso como el sol, y en sus manos un cuenco que hacía sonar y les llevaba a otra dimensión. El hada solo sonreía pero en esa comunicación telepática se entendía todo. Los niños se llevaron una  grandísima sorpresa porque pensaban que iban a ver el reflejo del hada en el agua y no era un reflejo sino una figura humana como ellos. Desde ese día Sara y Pedro intuyeron que la anciana que encontraron cerca de su casa  era en realidad el hada del lago y confiaron en que los sueños se hacen realidad.

 

Rosa María Orts

 

 

Publicado por

admin

Me llamo Rosa, soy terapeuta holística. Diplomada en terapia ocupacional desde 2012. Mi dedicación está enfocada a eliminar el miedo a niños entre 0 y 12 años. Las emociones son para mi un reto. La infancia es un pilar importantísimo para la adquisición de la seguridad en el niño. Los padres juegan un papel fundamental en la educación y el bienestar de los niños...a veces las circunstancias particulares como el trabajo de ambos progenitores o emociones y actitudes estresantes afectan a sus hijos creyendo que son pequeños para darse cuenta de que esos estados influyen positiva o negativamente. La plataforma que estoy creando es para poder resolver dudas on line o concertar entrevistas a los padres si observan actitudes y /o conductas complejas en sus hijos. Pueden plantear sus preguntas en el siguiente correo : roma1353@gmail.com o llamar al teléfono 601242874. Sean felices. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.